El Método de Integración Estructural o Rolfing debe su nombre a la doctora estadounidense Ida P. Rolf (1896 - 1979). Graduada en el Barnard College de Nueva York con tan sólo 20 años e investida Doctora en Bioquímica por la Universidad de Columbia (EE UU), desarrolló parte su trabajo en el renombrado Instituto Rockefeller de Investigación Médica de Nueva York. Allí se especializó en el estudio del tejido conectivo para más tarde ampliar su bagaje profesional estudiando Matemáticas, Física y Medicina Homeopática.

Poco dispuesta a aceptar las limitaciones de la medicina de su tiempo, amplió su aprendizaje médico con materias que incluían la Osteopatía o la Quiropraxia y disciplinas mentales como el Yoga y el Estudio de la Conciencia de Korzybski. Todo ello le aportó una comprensión nueva y profunda del cuerpo humano cuyas investigaciones desembocaron en el desarrollo del Método de Integración Estructural, más conocido como Rolfing.